sábado, 8 de junio de 2013

Yogur 100% vegetal con probióticos

Hemos recogido esta interesante receta de yogures alternativos sin leche y con probióticos ( de origen no lácteo que pueden encontrar en los herbolarios),de la página Cocinamedicina. Espero que les guste, es una interesante manera de hacer yogur en casa de origen no animal y no contribuir a la expansión de la industria láctea. Un saludo para todos.


"los probióticos que utilizaré para fermentar este yogur son cultivos de origen vegetal.En la farmacia tenéis una variada gamas de probióticos pero son de origen lácteo...podéis conseguir vuestros probióticos libre de lácteos aquí. o en herbodietéticas en España tenéis la marca Sura Vitasan con un producto que se llama Acidophilus Ultra que también está libre de lácteos. "
Ingredientes:

  • 1 taza de anacardos crudos (si no los encontráis bio... los tenéis en el Lidel)
  • 3 cápsulas de probióticos (se abren y se echa solo el polvillo)
  • 3 cuch/s de semillas de sésamo crudas
  • agua
Ingredientes opcionales para los sabores:
  • orejones
  • arándanos
  • moras
  • piña
  • fresas
  • canela
  • cacao
  • cáñamo
  • vainilla en extracto
  • estevia, sirope de agave,azúcar de coco, yacon, o panela (para endulzar)


Preparación:

Primero debemos dejar toda la noche a remojo los anacardos y las semillas de sésamo. Los ponemos en un bol con agua sin clorar y lo tapamos con un film de plástico. De esa manera activamos las enzimas de estos alimentos y hacemos mucho más asimilables sus proteínas. 

Al día siguiente escurrimos todo bien bajo el grifo con la ayuda de un colador grande. Vertemos en una batidora de vaso y echamos un vaso y medio de agua no clorada junto al polvillo de las cápsulas de probióticos.

Batimos hasta formar una crema homogénea.Los probióticos se encargarán de espesarlo y fermentarlo.

Vertemos el contenido en frascos de cristal. Ponemos las tapas. Si se tiene yogurtera se siguen las indicaciones de ésta. Y si como yo no tenemos... "abrigamos" los frascos con trapos de cocina o toallas viejas y los ponemos cerca de un radiador, estufa o a 40ºC dentro del horno. A más baja temperatura las bacterias no actúan...y demasiado alta las mataría...
A partir de las 5 horas ya podemos probar ese yogurt. Si no está suficientemente espeso se pueden dejar más horas. Pero nunca más de 12 o se volvería demasiado ácido.

A partir de aquí se guardarán en la nevera. Después es cosa de vuestra imaginación crear yogures de diferentes sabores añadiendo diferentes frutas, mermeladas, especias como la canela, el cardamomo, o la vainilla. Cacao, cáñamo, semillas de girasol, chía, calabaza...y endulzantes como el azúcar de coco, estevia o yacón para diabéticos o panela, siropes variados para los demás...Para eso se trocean, muelen o pican los ingredientes a añadir y se los   echáis al yogurt en el momento de tomarlo. Si lo batís junto con las frutas en la misma batidora se harán más líquidos y perderán la textura cremosa que tanto gusta.

Nota: este yogurt es rico en calcio gracias a las semillas de sésamo. Rico en proteínas gracias a los anacardos y un protector del sistema digestivo gracias a los probióticos. Si además añadimos semillas de cáñamo tendremos omega 3 y proteínas del alto valor biológico. Una joya nutricional, rico, sano y divertido, porque hasta un peque podría hacerlo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario